Ayuntamiento de Ermua

Sección de utilidades

 

Galería de Fotos

Menú Principal

Detalle de la noticia


Volver

13/07/2017

La Ertzaintza y la Policía Local intensificarán la campaña de control de alcoholemia en fiestas

La Ertzaintza y la Policía Municipal de Ermua se van a coordinar durante las próximas fiestas de Santiagos para llevar a cabo una campaña especial de controles preventivos de alcoholemia entre las personas conductoras que circulen por nuestra localidad. El objetivo de esta acción es potenciar la labor de concienciación sobre los efectos negativos que la ingesta de alcohol provoca a la hora de conducir un vehículo.

Así, con este dispositivo especial de seguridad vial se quiere mentalizar a todas las personas partícipes de la circulación urbana del peligro real que supone ponerse al volante con una cantidad de alcohol en sangre superior a la permitida, sobre todo en lo referido a la percepción de las distancias, atención, control y coordinación necesaria para conducir un vehículo.

¿Qué es la alcoholemia?

La alcoholemia es la cantidad de alcohol que hay en sangre tras su ingestión, siendo proporcional a la cantidad de alcohol que se toma. Mientras sube la alcoholemia, se desarrolla el periodo de intoxicación alcohólica. Al comenzar la oxidación de alcohol en el hígado, empieza la desintoxicación. Pero, dado que la velocidad de oxidación es constante, si se continúa tomando alcohol, la alcoholemia sigue aumentando. Por ello, se puede originar una intoxicación alcohólica aguda. Para que la alcoholemia baje a cero se necesitan varias horas, siempre que se haya dejado de beber.

Tasas máximas de alcohol

Con carácter general, la tasa máxima de alcohol permitida para la conducción es de 0,5 gr/l en sangre o de 0,25 mg/l en aire espirado. En el caso de las personas profesionales de la conducción y noveles, la tasa se reduce a 0,3 gr/l en sangre o 0,15 mg/l en aire espirado.

Se consideran profesionales las personas conductoras de vehículos destinados a transporte de mercancías con una masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos, al transporte de viajeros de más de 9 plazas, o de servicio público, al escolar o de menores, al de mercancías peligrosas, servicios de urgencia y transportes especiales. Por otra parte, tienen la consideración de noveles las personas conductoras durante los 2 años siguientes a la obtención del permiso o licencia que habilita para conducir.

Efectos del alcohol

Está demostrado que el consumo del alcohol reduce la capacidad de conducción con el deterioro de la atención, de las funciones visuales y auditivas, perturbaciones en el campo perceptivo, cansancio, somnolencia y fatiga muscular. En consecuencia, aumenta el riesgo de sufrir un accidente incluso con bajas concentraciones etílicas. No todas las personas toleran de igual modo el consumo de alcohol, pero a todo el mundo le afecta el alcohol en mayor o menor medida. Existe la creencia errónea entre algunos/as conductores/as de que por su capacidad de aguante pueden conducir bajo los efectos del alcohol sin problemas, y esto es algo totalmente falso, ya que por cada incremento del nivel de alcohol en el organismo se produce un incremento paralelo de sufrir un accidente, independientemente de las condiciones del individuo. Enumeramos algunos factores que tienen una relación directa con el grado de alcoholemia del cuerpo:

La combinación con drogas o medicinas puede tener efectos imprevisibles que multiplican aún más el riesgo de sufrir un accidente.

¿Me puedo negar a pasar un control de alcoholemia?

Todas las personas conductoras están obligadas a seguir todos los requerimientos de los/as Agentes. En caso de que un/a conductor/a se niegue a realizar la prueba, tanto si es rutinaria como si no lo es, podría incurrir en un delito tipificado en el artículo 383 del Código Penal con una pena de entre seis meses y un año de prisión y privación del derecho a conducir vehículos de motor de uno a cuatro años.

En el caso de que el/la conductor/a dé positivo en la prueba de la alcoholemia, los/as Agentes pueden proceder a inmovilizar el vehículo y a retirarlo a los depósitos habilitados al efecto si supone un obstáculo para la circulación. En caso de que el/la conductor/a fuera acompañado/a, podrá conducir el vehículo un/a acompañante. También podrá inmovilizarse el vehículo en los casos de negativa a efectuar las pruebas de detección alcohólica.

¿Cuál es la sanción?

Según la Ley de Seguridad Vial, la conducción de vehículos con tasas de alcohol superiores a las establecidas se considera infracción muy grave. También se incluye la conducción bajos los efectos de estupefacientes, psicotrópicos y cualquier otra sustancia de efectos análogos. Negarse a cumplir la obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia también se tipifica como sanción muy grave, y la multa oscila entre 302 y 602 euros junto con la suspensión del permiso de conducir por un periodo de hasta tres meses.

Según el Código Penal, se considera delito la conducción bajo los efectos del alcohol con una tasa superior al 0,60 mg/l en aire espirado o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 g/l. Será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

¿Y las drogas?

El modo de actuación es similar al del alcohol con las siguientes particularidades:



Arriba



© Ayuntamiento de Ermua, 2017 - Marqués de Valdespina, 1 - 48260 Ermua - Bizkaia - Teléfono: 943 17 90 10

Logo de la Unión Europea